4 de julio de 2011

Una sonrisa enamorada

Alcanzaría la perfecta armonía con sólo tocarte, con poder rodearte con los brazos y aspirar tu aroma, tu aliento de vida. Me alimentaría con flechas de Cupido para pasar cada día junto a ti sin la menor duda, sin el menor miedo. Eso sí, tengo algún que otro vicio. Cuando no te tenga cerca, a mis venas será inyectada una pequeña dosis de celos. No te molestaría, ¿verdad? Dicen que los celos, los sanos celos, mantienen viva la llama del deseo y el amor. Y yo te desearía y te amaría con ferviente pasión. Pero no te alejes. Nunca. Mi mayor necesidad sería acurrucarte entre mis brazos y acariciarte el rostro. O que tú me lo hicieras a mí. No importa. El caso es que sería feliz. Pero sería más feliz cuando tú lo fueses, cuando lográsemos los dos juntos amanecer cada día con una sonrisa en los labios gracias al otro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...