14 de julio de 2011

Mis pequeños sinsentidos

Es como cuando sonríes sin motivo, cuando lloras y te ríes a la vez por el mero hecho de hacerlo, sin razones; es como cuando tu alrededor avanza día a día y te sientes satisfecha/o de verlo crecer. Es como cuando un buen amigo se postra ante ti y te da un abrazo, así sin más, sin necesidad de explicaciones. Es como cuando por la más simple de las tonterías empiezas a reír y no paras hasta que te duele la barriga, aunque quien te rodee piense que te falta un jueves -o todos los días de la semana-, aunque crea que estás exagerando. Es como cuando guiñas un ojo a alguien y te lo devuelve, sin prejuicios. Es como cuando te apetece decirle al mundo lo muchísimo que lo quieres tanto a él, como a todas las personas que lo componen. Es como cuando te repites, y no importa lo más mínimo que lo hagas, ¿quién no lo hace de vez en cuando? Es como cuando tienes una historia maravillosa que contar, un amor al que recordar y unos amigos a los que amar. Día a día, sin exceptuar un domingo de descanso o un día cualquiera de ánimo bajo. Cada minuto que pasa hay una razón para sonreír: seguir viviendo. Es como cuando todas las cosas, ridículas y tontas, serias e ingeniosas, componen tu vida para poder hacerte feliz. De la misma forma que a mí me hace feliz cada parte de esta tonta enumeración.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...