27 de junio de 2011

Otro adiós

Abres los ojos y miras alrededor. Y es cuando te das cuenta de que todo tu mundo, ese que creaste ladrillo a ladrillo, piedra sobre piedra, se desmorona. Ya no existe. Ha pasado de ser tu día a día a convertirse en un sinsentido, en un pequeño recuerdo que en su momento de esplendor pudo compararse con la magnificencia de un palacio. Te duele ver escaparse su estela, dejando únicamente las ruinas de una fortificación deshecha por los golpes de la vida. De tu vida.
Pero sonríes porque tras la caída de algo bonito se construye algo mejor. Poco a poco, con cuidado de que la torre de cartas no se tambalee y caiga, sino que siga creciendo en vertical. Hacia el cielo, entre felicidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...