29 de marzo de 2011

Te amo

La comisura de tus labios, junto a tus ojos, te hace expresar la más bella de las sonrisas. ¡Cuan bello el amanecer que vivimos juntos, casi incomparable a la belleza de tu alma! En el momento en que me miras ya no sé si son tus ojos los que me escudriñan, o el amor que percibo proviene de más allá de las palabras y de los cuerpos. Tal vez más allá que la vida misma. ¿Eres tú, alma amada, gemela de la mía, quien besa cada noche mis labios sin besarlos? Puede que seas tú, invisible, oculta bajo la piel de un muchacho, quien me entrega la felicidad en pequeñas dosis de amor. No lo sé. A veces pienso que el dolor es necesario, que todo humano sufrirá por ese dichoso sentimiento alguna vez. Tampoco sé cuántas veces he sido arrastrada por un mar de lágrimas ante feas circunstancias, pero sí puedo cerciorar, sin duda alguna, que si las negativas emociones son necesarias para seguir amándote, me haré amiga del dolor. Y juntos, cogidos de las manos, enlazados por un mismo sino, atravesaremos océanos de tristeza y felicidad. Pero también mundos, mundos de amor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...